Poema de Caperucita Roja


Un día Caperucita fue a ver a su abuelita
Y le llevaba contenta miel y tortas en su cestita.

Cuando iba por el bosque se encontró al lobo feroz
Que con palabras amables muy pronto la engañó.

El lobo se adelantó y fue a casa de la abuela
De un bocado se la comió y se disfrazó de ella.

Cuando llegó Caperucita vio unas cosas muy raras
Pero no se podía imaginar que el lobo estaba en la cama.

Cuando también quiso comérsela pasó un buen cazador
Cogió al lobo deprisa y la barriga le rajó.

Se dieron un gran abrazo la abuela y Caperucita
Jugaron toda la tarde y se comieron las tortitas.