Mar distante

Si no es el mar, si es su imagen,
su estampa, vuelta, en el cielo.
Si no es el mar, si es su voz
delgada,
a través del ancho mundo,
en altavoz, por los aires.
Si no es el mar, si es su nombre
en un idioma sin labios,
sin pueblo,
sin más palabra que ésta:
mar.
Si no es el mar, si es su idea
de fuego, insondable, limpia;
y yo,
ardiendo, ahogándome en ella.

Autor: Pedro Salinas

En una Ciudad

En una ciudad de Francia
ocurrió una gran desgracia.

Un joven enamorado
Recibió un día un recado.

La dama a quien él quería
En el lecho se moría .

Repetía sin cesar
Que viniera su juglar.

Cuando llegó a su morada
Se la encontró amortajada.

El la apretó entre sus brazos
Y se murió en su regazo.

Cuando los labios juntaron
Sus cuerpos resucitaron.

Volverán las golondrinas


Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar;
aquellas que aprendieron nuestros nombres ,
esas...¡no volverán!

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde, aún más hermosas,
sus flores se abrirán.

Pero aquellas cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
esas... ¡no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón, de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo, absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido... desengáñate,
¡así... no te querrán!

Poema de Caperucita Roja


Un día Caperucita fue a ver a su abuelita
Y le llevaba contenta miel y tortas en su cestita.

Cuando iba por el bosque se encontró al lobo feroz
Que con palabras amables muy pronto la engañó.

El lobo se adelantó y fue a casa de la abuela
De un bocado se la comió y se disfrazó de ella.

Cuando llegó Caperucita vio unas cosas muy raras
Pero no se podía imaginar que el lobo estaba en la cama.

Cuando también quiso comérsela pasó un buen cazador
Cogió al lobo deprisa y la barriga le rajó.

Se dieron un gran abrazo la abuela y Caperucita
Jugaron toda la tarde y se comieron las tortitas.

Tablas de Poesías Para Niños

Dos por cero, cero, voy a llamar a un bombero.
Dos por una dos, voy a mirar el reloj.
Dos por dos cuatro, ya se perdió mi gato.
Dos por tres seis, ve a ponerte el jersey.
Dos por cuatro ocho, me comeré tres bizcochos.
Dos por cinco diez, daré vueltas al revés.
Dos por seis doce, no me gusta que des voces.
Dos por siete catorce, el burro pegó dos coces.
Dos por ocho dieciséis, ¿qué película veréis?
Dos por nueve dieciocho , tengo un paraguas de corcho.
Dos por diez veinte, dame un churrito caliente.

Viaje Definitivo


...Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando;
y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y
encalado,
mi espíritu errará, nostálgico...

Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco, sin cielo azul y plácido...
Y se quedarán los pájaros cantando.

Gatito Lindo

Tengo un gatito
muy lindo
que maulla
todo el día
corretea por la casa
y salta con alegría.
Cuando tiene mucho sueño
se enrolla como un ovillo
y se duerme en su cestita
encima de su rabito.